VOLUNTARIADO VIRTUAL Y EL DERECHO AL “ÚLTIMMO ADIÓS”

Escrito en .

La cara más terrible de la pandemia que sufrimos es, sin lugar a dudas, las muertes que está provocando y, además, las condiciones en las que están produciendo: se muere fuera de casa, en unas instalaciones hospitalarias rodeados de máquinas y tubos, bajo medidas de aislamiento, sin compañía y sin poder despedirse de sus seres queridos.

En Andalucía, la Consejería de Salud y Familias ha elaborado un protocolo de atención a pacientes con Covid-19 que recoge el derecho al "último adiós" en caso terminal. Un programa de humanización para pacientes hospitalizados aislados y mayores en residencias con Covid-19 que incluye un protocolo de atención psicosocial y espiritual según las creencias.

Está pensado para facilitar la comunicación de los pacientes con los profesionales de la salud y con sus familiares; pero la realidad nos ha mostrado que hay muchas personas mayores solas. Es por ello que un grupo de voluntarias del Programa de Voluntariado de la Fundación Cajasol, que prestan sus servicios con personas mayores en residencias, recibieron una formación específica sobre el “último adiós”. Porque, además, de los profesionales sanitarios se van a necesitar muchas personas voluntarias en esta actuación.

La formación on-line corrió a cargo de especialistas en esta materia del Centro de Humanización de la Salud en Madrid de Religiosos Camilo, los días 15 y 16 de mayo, de 8 horas de duración.

Ahora, estas voluntarias, con dispositivos móviles (teléfonos o tabletas) están preparadas para acompañar a los mayores que se encuentren en esas duras condiciones. 

Este es un caso más del llamado voluntariado virtual que en estos momentos está ganando más espacio en la acción voluntaria, porque al detectar necesidades, se adapta para intervenir y logra un alto impacto.

 

Imprimir