ENERGIA QUE TRANSFORMA

La ley física de la conservación de la energía afirma que la energía no puede crearse ni destruirse, sólo se puede cambiar de una forma a otra, es decir, transformarse.

El ser humano es portador de energía, una energía que no ha creado; sino que ha recibido y a la vez transmite. Lo importante, y en el Voluntariado lo sabemos bien, es saber cómo canalizar esa energía hacia otras personas, personas vulnerables en cualquier aspecto de la vida. Cómo esa energía es capaz de transformarlas y de recuperarlas.

A la vez la energía no se queda en las personas atendidas, sino que vuelve al que la donó en forma de sonrisas, abrazos, manos, besos… atisbos de felicidad.

No olvidemos en estas Fiestas de Navidad que la energía de los voluntarios y voluntarias transforman vidas.

FELIZ NAVIDAD 2018

Contacto

Agenda