TODOS SOMOS PEREGRINOS, GRACIAS A AFOPRODEI

Entre los peregrinos que llegaron el 25 de julio a Santiago de Compostela, día del apóstol, se encontraban compañeros voluntarios de AFOPRODEI, quienes planearon bien el camino para llegar durante las fiestas.

Un grupo formado por 10 personas, de las que tres tenían dificultad de movimientos: Curro, Carmen y Emilio. Curro tiene once años y una enfermedad degenerativa que le impide recorrer la Ruta por sí mismo, Carmen y Emilio son invidentes. Curro necesita ayuda para desplazarse, lo transportaron con una silla adaptada joilette, que utiliza AFOPRODEI en sus actividades. Al grupo también se sumaron los padres de Curro.

Cuenta nuestro compañero Domingo Pérez: “Quisimos demostrar que pueden peregrinar con ayuda, animar a que el Camino sea cada vez más inclusivo, escogimos llegar el día 25 para dar visibilidad a nuestra labor”.

Añade Domingo: “El Camino de Santiago encajaba perfectamente con nuestra filosofía, así también buscamos fomentar la normalización de las personas con alguna discapacidad en cualquier ámbito”.

Han sido ocho etapas muy intensas de esfuerzo y de vivencias. “La experiencia ha sido fenomenal, salimos como un grupo de amigos y conocidos y llegamos convertidos en una familia”.

Uno de los problemas que se encontraron en su viaje fue el de los albergues. “Tenemos que tirar de los privados, porque es donde podemos reservar. E incluso estos, muchas veces, no están adaptados”, dice Domingo Pérez.

“Estamos muy orgullosos, con nuestro ritmo casi nos ponemos en Fisterra”.

Contacto

Agenda